Top Woman

Tuesday, March 07, 2006

Qué hacer contra los tic nerviosos

La contracción involuntaria que produce el tic parece algo imposible de superar. Es desencadenado en episodios de ansiedad y nerviosismo que provocan una reacción corporal. Algo que se presenta desde la infancia y con los años puede volverse más complejo de tratar.

Los chistes y anécdotas sobre personas con tic nervioso abundan. "Un amigo casi me pegó porque pensó que estaba cerrándole el ojo a su novia", es el relato de una persona afectada por un tic nervioso que se traduce en parpadeos involuntarios en un ojo.

Muecas faciales, aleteo nasal o apertura de la boca son algunos de los movimientos que afectan a las personas que padecen este cuadro nervioso, que parece tener sus causas en problemas neuropsicológicos.

"El tic nervioso es siempre una manifestación de ansiedad y se acentúa bajo situaciones estresantes", puntualiza el neurólogo Felipe Cors. Este puede ser causado por la tensión extrema, pero también por algunos medicamentos como el Ritalín y en raras ocasiones, algunas infecciones que implican el cerebro (encefalitis) o virales.

Desórdenes más complejos
Existen tics simples y complejos. Entre los simples están los movimientos de músculos, parpadeos o ruidos. Un tic complejo consiste en un movimiento de músculo con un propósito, como rasguñar, lanzamiento de algo, o masticación. Un tic vocal complejo es el que produce una palabra, no solamente un sonido.

Los casos más complejos responden al llamado "desorden de Tourette". Los niños que lo padecen combinan tics corporales y vocales, algunos de los cuales desaparecen después de la adolescencia. Son niños que pueden tener problemas de atención, concentración y dificultades de aprendizaje.

Algunas veces las personas con el Desorden de Tourette pueden insultar a otros o hacer gestos y movimientos obscenos, ya que no pueden controlar sus sonidos y movimientos. La peor consecuencia se puede reflejar en el autoestima del niño si éste no es tratado.

Cómo enfrentarlo
El tic más común es de tipo transitorio y puede afectar hasta un 10 por ciento de los niños en los primeros años de escuela. Estos desaparecen por sí solos.

Un tic nervioso se presenta a cualquier edad, pero el doctor Felipe Cors asegura que siempre puede ser superado. Lo primero es consultar un neurólogo, que probablemente realice un electrocardiograma y derive a un psiquiatra o psicólogo según el resultado.

"A veces estas ansiedades corresponden a problemas neurológicos no enfrentados. En el caso de los adultos es muy importante ir al doctor porque el tic está asociado a cuestiones más complejas", explica Cors.

Por otro lado, se recomienda reducir la ansiedad a toda costa. "Cualquier cosa que reduzca la ansiedad es importante: escuchar una música relajante, mirar la naturaleza, estar con alguien que te hace bien", dice el doctor.

"Muchas veces las personas identifica la situación, lugar o persona que produce el tic y es necesario alejarse de ello", puntualiza. En cuanto a la terapia sicológica, ésta también trabaja los aspectos relacionados con la identificación de los estados ansiosos y su superación.

Fuente: www.terra.com.ar

0 Comments:

Post a Comment

<< Home