Top Woman

Friday, September 01, 2006

Mujer-Mamá: en busca de la identidad perdida

Las mujeres contamos con diversos lugares de pertenencia sostenidos por la profesión, el trabajo, el estudio, el arte, las amistades o la familia que reflejan la imagen de lo que somos y lo que hacemos. Con la aparición del primer bebé, además de la desestructuración física y emocional se hace evidente la PÉRDIDA de los lugares de identificación: nos ausentamos del trabajo, del estudio, dejamos de frecuentar los lugares de diversión, estamos sumergidas en una rutina agobiante a disposición de las demandas del bebé, cada vez menos personas nos visitan y sobre todo, tenemos la sensación de "perder el tren", de haber quedado fuera del mundo.

La vida cotidiana acontece entre cuatro paredes, ya que salir con un bebé muy chiquito es a menudo desalentador. Nos convertimos en "puérperas" durante un tiempo que se prolonga mucho más que los famosos 40 días. El puerperio no finaliza cuando el obstetra da "el alta" de la cicatrización de la cesárea o la episiotomía, no se trata de la recuperación definitiva del cuerpo físico después del embarazo y el parto, sino que tiene que ver con la emoción compartida y la percepción del mundo "con ojos de bebé".


Nos encontramos con una angustia que empeora después de las seis de la tarde coincidiendo dramáticamente con el horario más difícil para la criatura. A algunas mujeres se les suma la soledad, la falta de familiares o amigos que comprendan y contengan adecuadamente, un marido que trabaja todo el día, y el vacío que produce este NO RECONOCERSE A SÍ MISMA.

Estamos sumergidas en sensaciones extremas, profundas, intensas. Al igual que nuestro bebé, quien posee un cuerpo muy pequeño pero tiene sobredimensionados todos los sentidos. Las mujeres puérperas tenemos la capacidad de estar "sintonizadas" en la misma "frecuencia" que el bebé, lo que nos facilita criarlos, interpretar las necesidades más sutiles y adaptarnos mutuamente a la nueva vida. Por eso es frecuente la sensación de estar flotando en otro mundo, sensibles o emotivas, con las percepciones distorsionadas y los sentimientos confusos.

La situación es inversa pero no menos complicada para las mamás que quieren o deben retomar el trabajo teniendo aún un bebé chiquito. Normalmente se exige a la mujer puérpera que "rinda" en el trabajo y que cumpla con la misma presencia prolongada que antes del nacimiento del bebé. Las mujeres "tienen que hacer de cuenta" que nada ha cambiado. Están obligadas a entrar rápidamente en contacto con el mundo exterior activo y poner la mente en funcionamiento.

Para lograrlo necesitan desconocer el estado de fusión emocional con el bebé que dejaron en casa ya que el entorno laboral generalmente no avala ni facilita los estados regresivos. En estos casos las madres no se permiten unir el mundo interno con el afuera. Esta integración no está muy facilitada en nuestra sociedad, donde aparece una contrariedad: " Si trabajo tengo que dejar a mi bebé. Si estoy con mi bebé no pertenezco más al mundo".

Hay muy pocos lugares públicos donde los bebés son tolerados, lo que acrecienta la separación de los ámbitos de la vida social de la mujer-sin-bebé del otro ámbito privadísimo de la mujer-con-bebé. Salir con el chiquito a cuestas requiere esfuerzo e imaginación, pero somos las mujeres las que debemos instalar nuestro ser madres-personas en los lugares de pertenencia prioritarios para cada una.


Tanto la situación de encierro como la situación de desconexión son estados no elegidos conscientemente por las madres, quienes en su mayoría viven la maternidad como sinónimo de soledad y ausencia de mundo externo sin haber imaginado previamente lo que significaría realmente la presencia del bebé. Tampoco contamos con gran ayuda externa, ya que nuestra sociedad desconoce profundamente la esencia del bebé humano. Lo observa con desconcierto intentando comprenderlo desde el punto de vista del adulto y pretendiendo que se adapte al mundo funcional de los mayores.

Esta gran distancia entre ambas "frecuencias" aumenta la sensación de soledad e incomprensión de las madres recientes. Para este período tan crítico puede resultar facilitador buscar NUEVOS MARCOS DE REFERENCIA que tengan relación con las necesidades concretas del aquí y ahora, ya que una cosa es enterarse de lo que le pasa a las mamás y otra muy distinta es convertirse en mamá. Los lugares de pertenencia se buscan entre los pares, en este caso entre otras mamás en busca de un lugar en el mundo. Descubrimos así que no estamos tan solas, que los temores y las preocupaciones son similares y que intercambiar experiencias nos fortalece.

Un grupo sostenedor permite que fluyan los estados regresivos, las intuiciones y emociones, revalorizando socialmente las facetas de la personalidad que estaban escondidas y que al ponerse en evidencia, nos completan.

Dicho de otro modo, cuando las madres encontramos lugares donde LO QUE NOS PASA no sólo es compartido sino que además es ACONSEJABLE, el puerperio deja de ser un monstruo temido y puede convertirse en una mágica travesía. En definitiva, el puerperio es una apertura del espíritu. Allí el corazón es rey: nos recuerda la esencia de lo que cada una es. Y esto es aprendizaje para todos.

Monday, August 07, 2006

¡Divorciate ya!


La última tendencia de los estudios jurídicos es ofrecer divorcios a través de Internet. Ahora, para ponerle fin al matrimonio sólo basta hacer click y esperar la entrega de escritos.

"Cuando me divorcié me pasé meses y meses yendo de lo del abogado a Tribunales y de Tribunales a lo del abogado" cuenta Ezequiel Corbo, creador de un sitio argentino que ofrece divorcios on-line, y continúa: "me resultó algo tan tedioso que cuando vi que el divorcio de un amigo fue rapidísimo y que ni tuvo que moverse de su casa, decidí contactarme de inmediato con su abogado, que hoy es mi socio, para ofrecerle que brindemos el servicio a través de Internet". Gracias a Corbo, y a su mala experiencia, aquellos matrimonios a los que les sobren los motivos para romper su promesa de amarse hasta que la muerte los separe hoy pueden ponerle fin a su unión civil haciendo un simple click.

El proceso comienza cuando el cliente se contacta con el sitio y llena un formulario, que incluye datos como fecha de casamiento y cantidad de hijos. Luego planea junto al abogado la estrategia que llevarán adelante vía e-mail. Después, sólo debe esperar el delivery de escritos y asistir a la audiencia de ratificación para dar por terminado el matrimonio.

Además de la velocidad para concluir un trámite de por sí engorroso, el beneficio también parece ser económico porque según informaron los representantes de las páginas consultadas, la tramitación on-line reduce a la mitad los costos que pueden ser abonados en cuotas. "La despersonalización del trámite nos permite trabajar más rápido y eso se descuenta de los honorarios", explica a Clarín.com Daniel Compagnucci, abogado de divorciateya.com.ar, que abrió hace sólo tres semanas y ya concretó dos divorcios. "Tuvimos unas treinta consultas pero los juzgados están de feria. Tendremos que esperar a que termine para continuar con el resto", aclara el abogado que pronostica que la nueva modalidad será todo un éxito.

De forma contraria, Antonio Pividori, abogado de un estudio jurídico que no ofrece el servicio, opina que esta forma alternativa de ponerle fin a la unión civil puede ser útil únicamente para aquellos matrimonios que decidan divorciarse de común acuerdo. "La mayoría de los casos son conflictivos y hay trámites que deben hacerse indefectiblemente en forma personal. Creo que aquí todavía falta mucho para que se masifique esta nueva forma de divorciarse". Compagnucci coincide en este punto: "la idea es tomar los casos que están cerrados. Si la cuestión no está definida les recomendamos asistencia psicológica o bien que se tomen un tiempo para quitarse todas las dudas". De todas maneras, aquellos matrimonios que no han llegado a un acuerdo, pueden al menos utilizar el servicio para recibir asesoramiento profesional gratuito.

Compagnuchi informa que la despersonalización del medio lleva a los clientes a hablar abiertamente sobre cuestiones que jamás tratarían cara a cara. "Internet hace que la gente se suelte un poco más, porque pueden preguntar desde sus casas y a cualquier hora. Algunos, por ejemplo, nos confiesan que no les molesta darle la tenencia de sus hijos a su esposa pero que no les gusta el novio actual, ese tipo de cosas personales que no cuentan en una consulta si no te conocen demasiado." Rubio Díaz, responsable de un sitio español que realiza divorcios on-line para argentinos radicados en España y para españoles radicados en Argentina, explica a Clarín.com que a sus clientes les llevó mucho tiempo confiar en la tramitación on-line. "Al iniciar nuestros servicios en 2002 eran pocas parejas las que decidían tramitar su divorcio a través de esta vía, ahora tenemos varias decenas de casos mensuales. Y el número de interesados sigue en aumento".

Sin lugar a dudas, los divorcios on-line ofrecen una forma ágil y práctica de anular el matrimonio que le quitará a muchos el disgusto de verse inmersos en el laberinto kafkiano de un proceso judicial, aunque a muchos otros, también los dejará sin la posibilidad de sacar los trapitos al sol. Sin embargo, ¿quién necesita de situaciones a lo Pimpinela si las cosas pueden resolverse sin tanto dramatismo y ultimátum?

Monday, June 26, 2006

La magia de la leche materna

La Organización Mundial de la Salud aconseja una lactancia exclusiva hasta el sexto mes de vida y continuada hasta los 2 años. ¿Cómo cumplir ese objetivo? Las especialistas dan la respuesta.

"La leche materna es el alimento más adecuado y sano que puede recibir un bebé: contiene la combinación óptima de grasas, azúcares, proteínas y minerales", señala la licenciada Marta Maglio de Martín, presidenta de FUNDALAM (Fundación Lactancia y Maternidad) y explica: "Protege al bebé contra infecciones, diarrea o deshidratación, lo provee de defensas valiosas para su crecimiento y facilita la formación de un vínculo sólido y saludable entre mamá y bebé, necesario para su futuro desarrollo emocional, físico e intelectual."

Los beneficios son también para la mamá

La doctora Ana Pedraza, coordinadora de Neonatología de la Clínica y Maternidad Suizo Argentina, los enumera: "Favorece la contracción del útero durante el posparto, reduce la depresión posparto, disminuye el riesgo de cáncer de ovario y mama, la anemia y la osteoporosis."A pesar de que a veces se cree lo contrario, toda madre puede amamantar. "Aun las mujeres desnutridas son capaces de producir leche de suficiente calidad y cantidad para suplir las necesidades de crecimiento del niño", asegura la licenciada Mónica Tesone, de la Liga de la Leche Argentina y agrega: "En general, el escaso peso de un bebé se debe al consumo insuficiente de leche materna por deficiencia en la téc nica de puesta al pecho, por escasas succiones o por un problema orgánico del niño".

Además, hay que tener en cuenta que la leche materna es más económica y está siempre disponible y a temperatura justa para cuando el bebé la requiera.

A la hora de amamantar conviene seguir algunos consejos:

- Estar cómoda y tranquila. Hay varias posiciones para dar el pecho a un recién nacido. Lo importante es que con la postura se consiga que el bebé y la mamá tengan la mirada en línea.

- Dejar al bebé que se quede en el pecho todo el rato que requiera. La mamá tratará que no haga muchas pausas (a veces se adormila) y deberá estimularlo.

- Como la leche materna se digiere y metaboliza en menos de media hora, un recién nacido debe comer a libre demanda (cuando lo requiere) de 9 a 12 veces.

- La bajada de la leche está relacionada con el estímulo de la succión. Pero se debe tener en cuenta que muchas veces es lenta por la tensión emocional de la madre. En esos casos es bueno relajarse y confiar en su capacidad. Tomar abundante agua ayuda a aumentar la producción.

- No es necesario tomar leche para producirla. Es importante que la alimentación de la mamá sea rica en verduras, frutas, cereales y proteínas.

- Si la mamá trabaja conviene planear la extracción de leche y asesorarse para su mantenimiento y traslado. Amamantar requiere dedicación y esfuerzo pero regala sensaciones inolvidables. Las manitos del bebé descubriendo el mundo a través de la teta y su mirada llena de amor son momentos imperdibles y para recordarlos durante toda la vida.